Vega de Toro. Zamora. Rio Duero

LA BATALLA DE TORO

El 1 de Marzo de 1476 tiene lugar una batalla transcendental para la corona de Castilla, la Batalla de Toro o Peleagonzalo. La batalla aseguró la corona en manos de Isabel «la Católica».

En la batalla se enfrentaron las tropas de los Reyes Católicos, frente a las portuguesas del rey Alfonso V. Alfonso al estar casado con la hija de Enrique IV, Juana «La Beltraneja», tenía pretensiones de unificar el trono de Castilla al de Portugal.

Antecedentes

En febrero de 1476, Alfonso V sale desde Toro con sus tropas en dirección a Zamora con intención de sitiarla, ya que en esa población se refugiaban las tropas castellanas.

El 1 de Marzo Alfonso decide detener el asedio a Zamora debido al mal tiempo, desmontar el campamento y regresar a Toro, dónde se encontraba su cuartel general.

El rey Fernando, al ver cómo los portugueses se replegaban, reúne rápidamente a sus tropas y decide perseguirlos.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es IMG_1040-1024x768.jpg
La Batalla

Los castellanos, a pesar de disponer de menos tropas, dan alcance a los portugueses cerca de Toro, obligando a sus enemigos a entablar batalla.

Por parte de los castellanos intervinieron en la batalla: Enrique y Alonso Enríquez, Álvaro de Mendoza, Alfonso de Fonseca, el Duque de Alba, el Cardenal González de Mendoza,…

Por parte de los portugueses intervinieron: el Infante Don Juan, el Conde Lende, Duarte de Almeida, el Obispo de Évora, el Arzóbispo de Toledo (Alfonso Carrillo),…

La batalla comenzó al atardecer con una lluvia constante.

Tras horas y horas de lucha, la batalla terminó cuándo Alfonso V toca retirada, viendo que su ejercito había comenzado a huir hacia Toro.

La retirada fue desastrosa, cómo era noche cerrada, los soldados tropezaban debido al terreno embarrado y muchos murieron ahogados al intentar atravesar el río Duero.

La perdida de esta batalla marcó el principio del fin de las aspiraciones del rey portugués sobre Castilla, ya que poco a poco se fue quedando sin partidarios en Castilla.

La guerra de sucesión castellana finalizó cuando Alfonso V renunció a sus pretensiones sobre Castilla en el Tratado de Alcáçovas, firmado en 1479 entre los reinos de Castilla y Portugal.

Actualmente un monumento con una imagen de la reina Isabel, en la intersección entre las carreteras CL-602 con la ZA-1102, nos recuerda esta batalla.

Si quieres descubrir más sobre la batalla y sobre la población de Toro puedes unirte a las visitas «Toro Esencial» que la Asociación Zamorana de Guías de Turismo tiene programada durante el año o solicitar un presupuesto personalizado en nuestra página web.

EN FR DE IT ES