ADÁN DESPUÉS DEL PECADO

Se trata de una de las esculturas que pueden observarse paseando por las las calles de Zamora. Esta en concreto, se encuentra en la bella Plaza de Sagasta, un lugar muy transitado por estar situado en las inmediaciones de la Plaza Mayor.

La pieza es obra del autor Eduardo Barrón González.

Escultura «Adán después del pecado». Eduardo Barrón González.

EDUARDO BARRÓN GONZÁLEZ

Nació en Moraleja del Vino, provincia de Zamora en 1858. En un principio, fue alumno del conocido imaginero zamorano Ramón Álvarez. Más tarde se traslada a Madrid donde estudia en la Academia de Bellas Artes de San Fernando. Gracias a una beca facilitada por la Diputación Provincial de Zamora conseguiría también estudiar en Roma.

Falleció en 1911 en Madrid de forma repentina.

LA ESCULTURA DE «ADÁN DESPUÉS DEL PECADO»

Barrón realiza esta escultura en el año 1885, como ejercicio del primer año cuando estudiaba en la Academia de Bellas Artes de Roma. Representa a un Adán con expresión apesadumbrada después de cometer el pecado. Esconde su rostro con una mano y con la otra mano está escondiendo la prueba del pecado, la manzana.

El original, que es de escayola con patina de color negro, actualmente se halla en el Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando situado en Madrid, tras haber sido expuesto durante muchos años en el Ateneo de Madrid. Hoy en día en el Ateneo podemos contemplar la obra en bronce, fundida a instancias del Ateneo en el año 2003 a partir de la escayola original. La ubicación exacta es: el rellano izquierdo de la escalera de entrada al edificio.

Al parecer habría hecho más réplicas de diferentes tamaños, aunque ninguna se conserva.

Existe otra copia, perteneciente a la Fundación FUNDOS, que es la que podréis contemplar cuando visitéis Zamora. Uno de los muchos motivos por los que no debéis perderos una visita a esta ciudad, llena de esculturas y edificios que os sorprenderán.

OTRAS ESCULTURAS DE BARRÓN EN ZAMORA

Escultura de «Viriato». Eduardo Barrón.

Sin duda una de las esculturas más conocidas y queridas por muchos zamoranos es la que representa al famoso guerrero Viriato. La escultura realizada en bronce y situada en la plaza de su mismo nombre desde principios del siglo pasado, ha servido de fondo para cientos y cientos de fotografías tanto de visitantes como de los propios habitantes de la ciudad. Si algún día vienes a Zamora no olvides hacerte una foto con él.

Además de esta escultura y muy cerca de la Plaza de Viriato puedes contemplar los relieves de la fachada de la antigua Diputación Provincial situada en la Calle Ramón Álvarez, y que también fueron realizados por él, y en el Museo de Zamora se pueden así mismo contemplar otras dos de sus magníficas obras: “Nerón y Séneca” y “La Tentación”.

Cuando vengas a Zamora podrás contemplar estas y otras muchas esculturas situadas tanto en los interiores de museos como en numerosas calles y plazas. Si además quieres hacerlo de la mano de un profesional no olvides ponerte en contacto con la Asociación Zamorana de Guías.

EN FR DE IT ES